Archivo de la etiqueta: autores

“La carrera del escritor independiente es muy dura” – Entrevista a Miguel Ángel Moreno.


Interesante entrevista: “La carrera del escritor independiente es muy dura” – Entrevista a Miguel Ángel Moreno..

Deja un comentario

Archivado bajo Autores, Libros, Publicitar libros

Hola, Generación Kindle


Me gustaría invitarles a leer mi novela Todas las muertes de Lázaro (http://amzn.to/1pwidBJ), una novela policial. Esta cuenta la historia de un inmortal que es perseguido por el gobierno y la mafia de su país para apoderarse de su cuerpo, mismo que servirá para acrecentar el poder de quien lo capture.

En mi blog (http://muertesdelazaro.tumblr.com) revelo algunas de las claves más importantes de este texto y que sirvieron de base inspiracional para su escritura. Mientras, disfruten del booktrailer: https://www.youtube.com/watch?v=0YcMQ1SBTZM. Espero saber pronto de ustedes. Saludos.

Deja un comentario

Archivado bajo Autores, Libros, Presentación, Publicitar libros

La vanguardia en el presente


Caligrama- Oliverio Girondo

 Cuando pienso en vanguardia, pienso en Oliverio Girondo.

  Sí, suena al slogan de una marca de autos de pacotilla: ”Cuando pienso en seguridad, pienso en… RUEDITASCONVOLANTE”, pero no puedo evitarlo.

  Su visión fotográfica era totalmente novedosa para época. Oliverio Girondo tenía ojos con forma de obturadores que captaban las partes de un todo anteriormente tratado por otros poetas, pero ahora, al ser disecados por un escalpelo de grafito, brillaban bajo un nuevo sol.

  La manera en que enumeraba las partes del cuerpo sin importarle si hablaba de una boca, un par de ojos o un par de senos, logró que como mínimo se lo tildara de descarado. También logró que mi abuela me prestara uno de sus poemarios con una sonrisa picarona en los labios, al tiempo que decía (en voz baja, para que mi mamá no la escuchara): “Es pornográfico”. Para mi abuela de ochenta años, “Veinte poemas para ser leídos en el tranvía” o “Espantapájaros” eran el equivalente a una copia de Kama Sutra Ilustrado.

  Sus ojos llenos de flashes le hicieron entender que la construcción del poema funciona también a nivel visual, que la poesía no entra únicamente por el conducto semántico. Oliverio no escribía, él situaba a la palabra en la página. Nada más de vanguardia que entender que el papel también habla: en su blancura enmudece, y cuando se tiñe de tinta es porque está cantando.

  Esto me hizo pensar en la actualidad, y si existen vanguardias en este momento.

  Somos una sociedad que lo ha visto todo, o por lo menos demasiado, pocas cosas nos sorprenden.

  Somos un colectivo humano que ha aprendido a procesar información por tres vías diferentes al mismo tiempo: imagen, sonido y palabra escrita.

  Somos un conjunto de seres vivos que estamos acostumbrados a arrojar pochoclos (“palomitas de maíz” para los que no viven en Argentina) a la pantalla del cine, si notamos “el cierre en el traje del monstruo” como dice una amiga mía.

  Qué difícil ser vanguardia en este presente.

  Pero entonces, quizá gracias a la influencia de Oliverio, entendí que la vanguardia de hoy en día no pasa por la carga semántica, sino por el medio. Sin darme cuenta, formo parte de una vanguardia que puso patas para arriba a la industria editorial, y todavía la mayoría de la gente no sabe muy bien cómo relacionarse con ella: la Generación Kindle.La “Gen-K” como la apodan algunos. Un cúmulo de autores, en constante cuarto creciente, que decidió dejar de depender de la aprobación de la maquinaria editorial: que sean los lectores los que den su voto de calidad mediante la compra, y que lo ratifiquen o rectifiquen con una crítica salida del contacto de sus propios dedos con las teclas.

  Genera cierto rechazo en algunos, logra total aceptación en otros, pero a nadie deja indiferente. Ésa es la marca de la verdadera vanguardia. Algo que aparenta ser un pecado, pero con el tiempo, aprendemos que en verdad era el primer rompimiento de reglas para lograr abrir caminos. Al igual que Hester Prynne, nuestro pecado comienza con la letra A:autopublicación. Pero a diferencia de la protagonista de la novela de Nathaniel Hawthorne, la letra escarlata que llevamos bordada en nuestras ropas fabricadas de historias sin fin, es una K.

  Bienvenido sea el pecaminoso cambio.

Homenaje a Jorge Eduardo Eielson, peruano (1924-2006) por Jacinta http://www.filmica.com/jacintaescudos/archivos/003231.html#comments

Homenaje a Jorge Eduardo Eielson, peruano (1924-2006) por Jacinta

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Raquel Sánchez García y sus “Pensamientos locos”


Raquel Sánchez García
Raquel Sánchez García



Eso es a lo que me enfrento cada día cuando tengo un folio en blanco delante.


Las palabras se agolpan, quieren salir solas, pegarse al papel para hilar historias que hagan volar la imaginación de quien lo lea.


No sé muy bien porque me he convertido en escritora, si es que puedo atribuirme ese nombre ya.


Es raro ¿verdad? La mayoría tiene claro a lo que se dedica, en cuanto les preguntas, y sabe, con total seguridad, cuales son sus orígenes.


Yo ya nací así, creo. Así que, posiblemente, viniera con el chip puesto ya de fábrica y se haya activado a la edad justa, en el momento preciso.


Todo comenzó hace años. Lo cierto es que, desde mi más tierna infancia he soñado despierta, imaginando una realidad paralela a la nuestra, hasta que, allá por el año 2007, lo que hasta entonces era una mera afición, se llegó a convertir en mi gran pasión.


Mis comienzos son muy parecidos a muchos de los compañeros de profesión que me voy encontrando por el camino, con lo que no voy a contar nada nuevo que no se sepa ya.


Abrir un blog, en una tarde en la que acababa de llegar de hacer una excursión por Madrid, tuvo la culpa de que se despertara en mí el gusanillo que haría introducirme en este mundillo de la literatura.


Empecé por contar mis propias impresiones sobre los sitios que visitaba. Llegó un momento que eso me aburría, así que intenté dar un giro a todo aquello y comencé a escribir relatos. Breves historias que introdujeran una pequeña descripción del lugar en el que había estado ese día. De ese modo, conseguiría llamar la atención de la gente e impulsarles a ir a comprobar si lo que contaba era cierto.


Aquello no era suficiente, me olvidé del turismo y me embarqué directamente en lo que realmente había descubierto: me gustaba inventar y hacer soñar a través de mis letras.


No me lo pensé dos veces.


Tenía muchas ideas, mis pensamientos se habían vuelto locos. Mi ordenador echaba humo. Abría un documento, plasmaba una idea, lo guardaba, abría otro y otro más… Cada día una invención nueva, ¡hay que contarlas todas!, tienen que salir de mi cabeza. Al final, ya creo que he perdido la cuenta, entre relatos cortos y novelas empezadas, que aún están a medias, no sé ni cuantas tengo.


Por fin, un día, terminé una. La entregué a varias personas, conocidos para no variar, para que la leyeran, me criticaran, me crujieran o me alabaran, sin ningún tipo de compromiso ni pudor por su parte. Esperaba opiniones sinceras, sin tapujos, sin pelos en la lengua. A unos les gustó, a otros no. Aún así, todos ellos me apoyaron, me animaron y me dieron el impulso suficiente para auto-publicar mi primera obra, la que terminó titulándose “Abrazando el Olvido”.


De todo eso han pasado más de dos años.


Mi niña, como yo la suelo llamar, se ha hecho mayor, ha volado sola. Ha conseguido llegar muy lejos (Canada, Tokyo, Argentina, México, Italia, España, por supuesto…). Estoy segura que seguirá avanzando, no sólo ella, sino el resto de manuscritos que la seguirán, porque a pesar de que quizá esta no sea mi opera prima y aquella que algún día llame a las puertas de una editorial y la acojan en su seno, habrá otras, aquellas que harán que poco a poco el nombre de Raquel Sánchez García, o “Relatos Jamás Contados” como me conocen en las redes sociales, se abra un hueco en las estanterías de comercios y hogares, ayudaran a que se vaya fraguando el género al que mi persona, con mis manos y mis ideas, se adapte mejor y haga vibrar a la gente cuando me lea y quiera y me pida más.


Escribir no es mi profesión, me encantaría poder dedicarme a ella de lleno pero, tengo que ser realista. Esto no es lo que me permite comer todos los días, el pagar los recibos, la letra del piso y los pequeños caprichos que me doy para disfrutar de la vida un poco. Quizá algún día me tope con mi hada madrina, esa que sé que está por ahí perdida buscando el camino que la conduzca hacía mí pero, por ahora, mi sueño ya se ha cumplido.


Escribo porque me gusta. No busco la fama, esa, si tiene que llegar, llegará sola cuando tenga que hacerlo. Paso a paso voy siendo conocida y mis escritos son leídos, criticados y apreciados, con eso, para mí, ya es suficiente.


Para bien o para mal, esto es lo que a mi me llena, me hace feliz, disfruto con lo que hago y continuaré con ello hasta que llegue el día que me canse, aunque dudo mucho que eso pueda llegar a ocurrir porque escribir es mi vida y mientras exista una persona a la que mis letras le entretengan, pondré todo mi empeño en intentar convertirme, a través del papel, en un complemento de su felicidad.


Más información en su blog Relatos Jamás Contados http://relatosjamascontados.blogspot.com.es


Booktrailer de Abrazado el Olvido

Booktrailer de Las Brasas de una Inocente. La Encrucijada

Deja un comentario

Archivado bajo Artículos sobre la Generación Kindle, Autores, Invitaciones, Kindle Direct Publishing, Libros, Presentación, Publicitar libros